28 de Abril del 2022
Sala de Redacción
De Chamangá al mundo
Raúl “Bebe” Sendic: una mirada política amplia, vigente y olvidada
Raúl "Bebe" Sendic junto a José "Pepe" Mujica en la sede de UTAA
Foto: Overblog

En sus 64 años de vida Raúl Sendic Antonaccio, mucho más reconocido como «el Bebe», vivió muchas realidades. Desde su nacimiento en el paraje uruguayo de Chamangá en el departamento de Flores hasta su muerte en la capital francesa, transitó los días de su existencia con un intenso compromiso con los sectores más olvidados del medio rural.

Si bien no finalizó sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de la República cuando estaba a escasos meses de obtener el título, los conocimientos adquiridos le permitieron tener un manejo solvente de los temas referidos a los derechos de las y los trabajadores.

Participó en 1958 en el Congreso de la Internacional Socialista y se formó en Cuba en tiempos de la revolución que marcó una transformación en todo el continente americano.

Al regreso a su país se vinculó como asesor legal de los trabajadores de la industria azucarera del norte del Uruguay, impactado por las condiciones de máxima explotación y de marginación social en que vivían esas familias.

Aunando sus estudios y la experiencia aquilatada en la revolución cubana organizó un grupo de acción directa, que terminaría desembocando, con los años, en el Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros.

Parte de su trabajo social, sin duda lo que lo ha perpetuado en la memoria de varias generaciones, es la organización de los llamados “cañeros”, los trabajadores de la caña de azúcar, en  la Unión de Trabajadores del Azúcar de Artigas (UTAA).

Esos trabajadores (también llamados “peludos”) que cumplían sus tareas en las peores condiciones y sumidos en una pobreza lindante con la miseria comprendieron la importancia de visibilizar la situación de sus padecimientos. Al grito de “UTAA, por la tierra y con Sendic” realizaron varias marchas hasta la capital uruguaya, Montevideo, y algunos de ellos participaron activamente en la lucha armada del MLN-Tupamaros.

 

El Abuso

Sendic fue perseguido por las fuerzas armadas uruguayas y promediando 1970 fue detenido y encarcelado en el entonces Penal de Punta Carretas, edificio convertido, curiosamente, en el shopping más clasista del país. De allí, junto a más de un centenar de otros presos políticos, el “Bebe” se fugó en una cinematográfica huida conocida como "Operación El Abuso" y que, efectivamente, fuera motivo de un film.

Dos años después, en setiembre de 1972 fue herido en el rostro y capturado y, desde ese momento, se convirtió en uno de los “rehenes” de la dictadura cívico-militar. Esa condición de rehén le significó que durante 12 años fue sometido a las peores condiciones de reclusión y tortura, incomunicado y soportando condiciones inhumanas, algo que fuera avalado por la Cruz Roja Internacional.

Aún así su capacidad e ingenio le permitieron, como a otros reclusos, “filtrar” mensajes políticos disimulados en hojillas de fumar que introducía en las prendas de las personas con las que, esporádicamente, podía tener contacto.

El retorno a la vida democrática y la liberación de los presos y presas políticas, le permitió exponer sus ideas canalizadas a través del Movimiento por la Tierra así como impulsar lo que llamó un Frente Grande.

 

El 28 de abril de 1989 el “Bebe” Sendic murió en París, donde lo atendían en una clínica especializada por una enfermedad que en Uruguay no había en ese momento los medios adecuados para estudiar. La repatriación de su cuerpo supuso una caravana a pie donde aquellos peludos y peludas de UTAA marcharon una vez más, ya por última vez, con su líder. Observar aquellos rostros curtidos de intemperies, privaciones y mil batallas quebrados en llanto es algo difícil de trasmitir, imposible de olvidar.

En este 2022 el acto realizado en su homenaje en el cementerio de La Teja donde fue enterrado, tuvo el mismo puñado de afectos y un par de ausencias notorias la del “Tambero” Jorge Zabalza, otro emblema de aquel MLN; y la de su compañera Xenia Itté que cayera en prisión junto con él.

Precisamente en una nota que le realizáramos a Xenia para el Portal APU.uy en 2021* ella rescataba el pensamiento siempre vigente de Sendic. “Alguna de aquellas ideas que él manejaba, serian una solución posible para esta crisis que se está viviendo. Pero entre tanto ruido mediático, aquella figura ya no está presente porque, por acción o por omisión, ha desaparecido de la discusión política de la llamada izquierda tradicional” afirmaba Xenia hace exactamente un año.

*https://apu.uy/noticias/quien-se-calza-estos-zapatos