23 de Agosto del 2022
Nancy Banchero
Con el Dr. Jorge Díaz, ex fiscal de la Nación
No se evitan las estafas con “un policía en cada esquina”
Sede de Fiscalía
Foto: gub.uy

Por las redes sociales, principalmente Facebook, o a través de tarjetas de crédito, o mensajes de correo electrónico, o mensajes de whatsapp, se lleven a cabo estafas. Las pérdidas diarias de los uruguayos mediante estas modalidades son “millonarias”, dijo a Apu.uy el abogado Jorge Díaz, ex fiscal de Corte.
 

De acuerdo a su experiencia, Díaz sostiene que lo fundamental es la prevención, y hay hechos que no están calificados como delito dentro del actual Código de Proceso Penal.
Según Díaz las estafas por redes sociales o celulares “se investigan. El escollo está en que falta adecuar el Código Penal” para que se apliquen penas “a los delitos informáticos”. Se pueden condenar las estafas si se identifican a los que “obtienen el dinero de una cuenta” bancaria, por ejemplo.
Es sabido que son muchas las estafas que luego de la denuncia, quedan con la frase: “se investiga” y el caso se pierde en el tiempo y los estafados jamás recuperan lo perdido que en ocasiones puede ser el ahorro de toda su vida.


El abogado citó como ejemplos  de estafa el virus troyano que “por correo electrónico destruye todo el software de su empresa o le roba la información y por ejemplo la trasmite a un tercero” En sí, “hay miles de mecanismos”, de estafa.
Si se logra probar “cuál es la persona que participó, y si encaja en un delito de estafa”, la justicia puede proceder. En el caso de sabotaje informático, o sea con un virus, “el único delito que podríamos aplicar,  por  el Código Penal, sería el de daños y eso requiere un bien inmueble o mueble y el software no es mueble o inmueble”


No conocemos casos en que hayan sido detenidos estafadores que le sacan el dinero a los ancianos, caso con el cuento del nieto que precisa plata.


-Sí, hay casos en que se han llegado a descubrir. Los primeros que trajeron eso acá fueron argentinos, son expertos. Es una organización criminal que trabaja en zonas, define la zona en la que va a trabajar. Lo  primero que hacen son llamadas a teléfonos fijos  porque ahí no queda el registro de la llamada, segundo porque buscan donde viven personas mayores, tercero se fijan en el nombre en la guía telefónica porque saben perfectamente que, según el nombre, pertenecen a determinadas generaciones. Si la persona se llama -por decirlo de alguna manera- Candelaria, Dolores o Suspiro, evidentemente es de edad avanzada” y por teléfono “le van extrayendo información y ahí es donde se produce la estafa, engañan de la forma más burda. Una cosa es la estafa por internet y otra a través de redes o teléfonos, clonación de tarjetas de débito o crédito, son diferentes modalidades para cometer  estafas.

Al preguntarle si es fácil clonar tarjetas de crédito, sostuvo que ha visto “procedimientos diría hasta rudimentarios de copia de la banda magnética” en tarjeta que no tienen chip. Las que tienen chip son “difícil de clonar”. Prácticamente todos los bancos –salvo algunas excepciones- tienen las tarjetas con chip”. A los que tienen tarjetas sin esa seguridad  “le pueden hacer un agujero gigantesco”.  Hay usuarios a los que “le han extraído de su cuenta bancaria 300 o 400 mil dólares. Sí, son cifras muy importantes”.

Hay casos para los que la policía “no está preparada o no cuenta con los recursos necesarios. La investigación de delitos informáticos requiere un grado de especialización, de conocimiento, requiere cooperación internacional para el acceso a determinados servidores, es bastante más complejo de investigar”. Agregó que “a veces se pierde tiempo investigando delitos de baja monta y no se investigan los que causan mucho más daño”.

Para el ex fiscal los fundamental es “la prevención”, sería más beneficioso, por ejemplo, que “los adultos mayores utilizaran celulares para evitar las estafas” porque tienen lista de contactos y saben si los llaman de un celular desconocido.

“La gente cree que prevención es tener un policía en la esquina, de repente lo están estafando millonariamente por internet”, y el policía está parado a metros del hecho y “no tiene posibilidad de nada”.