03 de Diciembre del 2022
Nancy Banchero
Lo que no cura la medicina
¿Alguna vez pensaste como inciden tus emociones en la mascota?
Daniela Gubba
Dra. Daniela Gubba con su mascota Moscú (perro de raza Maremma)
Foto: Apu.uy

Por la Dra. Daniela Gubba*  A lo largo de mi carrera y con la experiencia adquirida, he cambiado mi visión sobre cómo influyen nuestras emociones en nuestros amigos de 4 patas. Hoy en día soy más abierta y, con el paso del tiempo, logré entender que a veces hay enfermedades que, al igual que en el humano, la medicina tradicional no logra curar. 
 

Existen terapias alternativas y las emociones en nuestra mascota juegan un rol muy importante. 
Siempre la clínica es soberana y ocupa un lugar importante en los tratamientos, pero a veces la experiencia nos enseña a ver más allá de la enfermedad.
En la clínica he visto muchos casos en los cuales los dueños inciden de manera directa en sus mascotas. Se mimetizan con el dueño y es tal la conexión, que terminan enfermando curiosamente como su dueño.


Tengo muchas historias para compartir, en cada lector quedará la interpretación que le quiera dar. El objetivo de esta publicación es que seamos más abiertos y aprendamos a ser más perceptivos.

Historia de Emma

Hace un par de meses traen a consulta una gata con anorexia, no la veían defecar. Se le indicó en primera instancia la realización de una ecografía. La misma arrojó posible cuerpo extraño. Hablando con la dueña, nos contó que esto sucedió luego que recibió una visita y ella se comportó de forma muy agresiva. Desde ese día, se volvió muy apática.
Se le realizó un enema y encontramos pelos de una alfombra que ella seguramente mordió a causa del estrés de la situación. Lo más curioso de este relato, es que la dueña pasó por una situación similar y fue operada de varias obstrucciones intestinales, de las cuales hoy podemos decir está de alta, al igual que su gata Emma.

Historia de Zoe

Desde hace un año llegó a mi Zoe, una perra mestiza para una segunda consulta.
La perra tenía parálisis del tren posterior. Éste es uno de esos casos en que sus dueños hacen todo lo posible por sacarlos adelante y no se dan por vencidos. Un amor inmenso entre la dueña y su perra y una comunicación muy especial, entre ambas. Cada vez que Zoe tenía alguna patología que ponía en riesgo su vida, coincidía con situaciones en las cuales su dueña emocionalmente no estaba bien.
Como todo médico lo primero es la clínica y basarnos en estudios. Realizamos todos los estudios que fueron necesarios y para sorpresa de su dueña y de quien relata, los análisis realizados salieron perfectos ¿Simple coincidencia o las emociones de su dueña estaban repercutiendo en la salud de Zoe?

Historia de Gandalf

Otro caso que quiero compartirles es el de Gandalf, un felino macho que atiendo desde sus primeros años de vida. Lo trajeron a consulta porque se rascaba y se estaba lastimando mucho. Le indicamos varios estudios necesarios para descartar alguna patología de piel y estudios de enfermedades virales. Los estudios realizados por suerte dieron todos negativos.
Dialogando con la dueña nos manifestó que ella era re alérgica y hacía unos meses había tenido un pico de estrés. ¿Casualidad? Hoy, en día Gandalf se encuentra bien y tiene una nueva compañera felina que lo ha ayudado mucho, logramos que el foco de atención sea ella y no su dueña.

La historia de nuestro querido Tony; llegó a nosotros con una obstrucción urinaria. Cada vez que retornaba con su familia volvía a enfermar. Desde que la veterinaria pasó a ser su hogar no tuvo más recaídas. ¿Casualidad o causalidad?

Éstas son sólo algunas de las tantas historias que hemos vivido a lo largo de la práctica veterinaria, por eso si agudizamos nuestra mirada podemos entender más a las mascotas.
Nuestras mascotas son como esponjas, absorben lo malo y lo bueno que está en nuestro entorno. A veces necesitamos ver más allá de lo físico, para poder atenderlas de una forma más integral. Lo primero será siempre la consulta con el veterinario de confianza, pero tengamos en cuenta que lo emocional juega un rol muy importante en nuestros amigos de cuatro patas.

*Médica veterinaria, cel. cel. 094 764 941, atiende en Montevideo