09 de Octubre del 2021
Victor Manuel Rodríguez
Regulación en el horizonte
Gambera: “Los criptoactivos tenderán a ser incluidos en el sistema financiero”
Fernando Gambera en el Banco Hipotecario.
Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS

Las criptomonedas en general y el Bitcoin en particular vienen alentando debates en torno a la pertinencia o no de la masificación de su uso y en particular, en nuestro país, las autoridades financieras buscan regular su operativa.


 

Recientemente El Salvador dispuso la autorización e impulso del Bitcoin como moneda de curso legal en el país despertando opiniones a favor y en contra, impulsando incluso el inicio del minado de dicho criptoactivo con la utilización de energía volcánica; lo cual hasta el momento – según reportes de medios especializados – ha logrado minar lo equivalente a 200 euros en poco más de 30 días.

En Uruguay el BCU emitió un comunicado alertando a las y los usuarios sobre las características de estas monedas virtuales que no están comprendidas dentro de las regulaciones del banco central y por tanto el país no tendría forma de hacerse responsable por acciones de fraude u otras anomalías del sistema.
 

AEBU tiene la palabra

En diálogo con el secretario general de AEBU Fernando Gambera dijo al Portal Apu.uy que no le consta que haya movimientos en el país para seguir o impulsar acciones como las adoptadas por El Salvador; aunque reconoció que una vez que el sistema financiero detecte que podría estar quedando por fuera de crecientes números de transacciones, seguramente adoptará medidas para que formen parte del sistema financiero.

Gambera destacó la importancia del comunicado hecho público por el BCU, aunque lamentó que con la quita de ciertos artículos que regulaban los montos máximos para las transacciones por medio de lo que se establece en la Ley de Urgente Consideración (LUC), Uruguay haya vuelto a la lista gris de países que aún mantienen pendientes para extremar los controles sobre lavados de activos y otras actividades.
 

En este caso, “el artículo 226 de la LUC sustituye el artículo 12 de la ley 19574 de Prevención de Lavado de Activos y Financiamiento de Terrorismo, que es el que establece que todas las personas físicas o jurídicas sujetas al control del Banco Central del Uruguay están obligadas a realizar reportes de operaciones sospechosas (ROS) y por lo tanto, a contar con un sistema de prevención en la materia”, según un reporte elaborado por el Diego Buela para el portal especializado Bragard.Com

Específicamente con relación a las criptomonedas, el dirigente sindical subrayó que hay que estar claros que son sistemas que pueden ofrecer ciertos beneficios pero que su alta volatilidad hace riesgosa su operatividad para quienes, por ejemplo, busquen alternativas de ahorro.

Aún hay muchas dudas con respecto a los respaldos y garantías que ofrecen y siempre se termina buscando su conversión a monedas tradicionales como el Dólar o el Euro, rescató.
 

Educación financiera
 

El dirigente bancario resaltó a su vez que una de las cosas en que se debe seguir insistiendo es en la educación para la inclusión financiera, para dar mayor información a los usuarios del sistema a fin de que realicen un uso adecuado del mismo, obteniendo la mayor de las ventajas que el mismo puede ofrecerles.

Próximamente, de cara al referéndum contra la LUC, estamos seguros que será necesario y conveniente habilitar debates públicos sobre el tema donde se garantice una amplia participación y desde AEBU, estamos dispuestos a poner a disposición todas nuestras fortalezas, destacó

 

Las criptomonedas en general y el Bitcoin en particular vienen alentando debates en torno a la pertinencia o no de la masificación de su uso

La confianza es la clave

Gambera destacó que así sea bajo los sistemas tradicionales o digitales todo se basa en la confianza.

Es de destacar que “hoy los informes periódicos nos hablan de una buena salud de nuestro sistema financiero y lo que entendemos que hay que discutir es qué hacemos con esas fortalezas para que se transformen en desarrollo y generen fuentes de trabajo en el país”, resaltó el dirigente bancario.
 

Seguimiento permanente

Fernando Gambera reconoció que realiza un seguimiento de lo que se publica y difunde sobre las criptomonedas dentro y fuera del país para estar actualizados sobre una realidad que, más temprano que tarde, será cada vez más una realidad en el país.

Hoy el sistema financiero nacional y sus autoridades hacen bien en informar a la población sobre las fortalezas y debilidades de estos recursos pero estamos claros que no responde a regulaciones contempladas por nuestro país, más allá que entendemos que el sistema de encriptado sobre el cual trabaja está tecnología aporta cierto grado de seguridad aún hay incertidumbre sobre las acciones de lavado de activos que pueden encubrir.

Por el si y por el no

En este contexto se pueden ver experiencias como la de Venezuela, que planteó una criptomoneda como el Petro; un token venezolano basado en la tecnología de la cadena de bloques y, según leyes aprobadas por el gobierno de Nicolás Maduro en ese sentido, respaldado por las reservas de varios recursos naturales de Venezuela como petróleo, oro, diamantes y gas.

Poco tiempo después de su lanzamiento, en el año 2018, la Criptomenda venezolana es sancionada por medio de la Orden Ejecutiva 13827 por parte de las autoridades financieras de Estados Unidos.

Por otro lado, se perciben otras señales en sentido contrario como la prohibición que recientemente ha impuesto China a las criptomonedas en su territorio.

Según reportes de prensa difundidos en nuestro país la decisión adoptada por la nación asiática se debe a que "el comercio y la especulación con Bitcoin y otras monedas virtuales se ha extendido, alterando el orden económico y financiero, aumentando el lavado de dinero, la recaudación de fondo ilegal, los esquemas de pirámides y otras actividades criminales e ilegales" según informó el Banco Central de China mediante un comunicado público.

Todo esto abona el debate sobre los pro y los contra de este tipo de transacciones que escapa a las regulaciones de los países y de sus bancos centrales