14 de Octubre del 2021
Fernán Gómez Fernin
Fogones artiguistas en Plaza Primero de Mayo
Se realizaron ‘fogones artiguistas’ en Plaza Primero de Mayo en respuesta al desmantelamiento del Instituto Nacional de Colonización
Entrada del Instituto Nacional de Colonización
Foto: Pablo Vignali / adhocFOTOS @derechos reservados

El desmantelamiento del Instituto Nacional de Colonización, así como las decisiones tomadas por la coalición en materia de tenencia de tierras motivó la realización de fogones artiguistas  como actividad de protesta organizada por el PIT-CNT, la Mesa Nacional de Colonos y la Coordinadora Nacional de Asentamientos.

Durante el 12 y 13 de octubre de 2021 se realizó una actividad en Plaza Primero de Mayo que incluyó ‘fogones artiguistas’ como manifestación en contra de las decisiones tomadas por el gobierno de turno con respecto a la tenencia de tierras, y los efectos que éstas decisiones tendrán en el Instituto Nacional de Colonización. El Portal APU.uy se comunicó con Marcelo Amaya, dirigente de Unatra (Unión Nacional de Asalariados, Trabajadores Rurales y Afines), quien nos contó sobre la actividad y por qué se realiza.

Como explica Marcelo Amaya, Unatra no dirigió pero apoyó la organización de la actividad, en defensa del Instituto Nacional de Colonización, el cual perdería “sus recursos genuinos y su autonomía” una vez que se comience a llevar a cabo lo propuesto en la rendición de cuentas: [el desmantelamiento del Instituto Nacional de Colonización] comienza con dos artículos de la LUC, uno que determina que el Instituto pierda parte de su patrimonio, que pasaría a ser propiedad de los colonos y entraría en el mercado de tierra; y el otro que determina que los colonos no tengan la obligatoriedad de vivir en el predio, lo cual desvirtúa el objeto de la colonización”. Marcelo Amaya también menciona que en la rendición de cuentas se plantea quitar el 50% las fuentes de financiamiento del Instituto para la compra de tierras.

Como explica Marcelo Amaya, esto afecta duramente a quienes necesitan del Instituto, principalmente a productores familiares y trabajadores asalariados: “Los aspirantes a tierras no van a tener ninguna posibilidad de tenerlas, así como tampoco van a tener la posibilidad de comprar tierras las personas que tienen animales y están en alguna fracción del Instituto a la espera de que se les pueda adjudicar terrenos. También muchos de los productores que opten por fuentes de financiamiento, al quedarse sin el paraguas del Estado o de tener la posibilidad de solicitar la tierra en propiedad, entran en las reglas del libre mercado y así termina ocurriendo lo que ha pasado con los miles y miles de productores familiares que han ido desapareciendo”. Amaya comenta cómo las consecuencias para muchas de estas personas que necesitan del Instituto es el no otorgamiento o la pérdida de sus tierras y sus modos de producción, muchas veces obligándolos a vivir en condiciones precarias y “engordando las filas de los asentamientos”.

Amaya explica que la intención de la actividad fue la de manifestar la disconformidad de las organizaciones involucradas, entre las que están la Comisión Nacional de Fomento Rural, la Coordinadora de Asentamientos, FUCVAM, así como organizaciones relacionadas con la agroecología y trabajadores organizados, tanto rurales como los propios funcionarios del instituto Nacional de Colonización. Amaya también habla sobre el contenido artiguista de la actividad, mencionando que “dentro del ideario artiguista está claramente la integración de los pueblos. Esta idea se busca transmitir por medio de los fogones [...]. Lo que en realidad nos nuclea a todos en esta reivindicación, más allá de las banderas partidarias, es justamente el ideario artiguista; desde nuestros comienzos la revolución artiguista se basó en tres pilares fundamentales: la defensa del Puerto de Montevideo, el tema del reglamento de tierras, la integración de los pueblos. Toda la actividad se ha ido nucleando en función de ese ideal y el símbolo de las movilizaciones ha sido la bandera de Artigas” culminó diciendo.