30 de Septiembre del 2021
Álvaro Rodriguez
Trabajadores se movilizaron mientras sesionaba la Junta Departamental
“Vamos a resistir y a luchar en defensa de ANCAP estatal y pública”
Trabajadores se movilizaron mientras sesionaba la Junta Departamental de Lavalleja
Trabajadores se movilizaron mientras sesionaba la Junta Departamental de Lavalleja

En la noche del miércoles, mientras se desarrollaba la sesión ordinaria de la Junta Departamental en Teatro Lavalleja, un importante número de trabajadores, tanto de ANCAP como de otras empresas e instituciones, manifestó frente a la sala teatral de calle Batlle, portando banderas y pancartas en defensa de la industria cementera estatal.

En la ocasión, Gerardo Rodríguez, Presidente de la Federación ANCAP (FANCAP), explicó los fundamentos de la medida. “Ante el anuncio del gobierno nacional y del Directorio de ANCAP estamos rechazando lo que para nosotros es lisa y llanamente una privatización, la cual, en primer lugar, desconoce el pronunciamiento popular del pueblo uruguayo en 1992 y posteriormente en 2003, en cuanto a mantener a la ANCAP estatal y pública. La industria cementera, obviamente, es parte de ANCAP y hoy se está desconociendo ese pronunciamiento popular”, cuestionó.

En representación del sindicato ancapeano, Rodríguez planteó que “nos genera preocupación que en las puertas de un nuevo referéndum no se cumpla con la voluntad del soberano, la cual marca el camino a seguir y no algo que esté en disputa, tal cual acontece en estos momentos de acuerdo al posicionamiento del gobierno”.

Expuso y rechazó enérgicamente “la entrega del patrimonio nacional en lo que tiene que ver con la piedra caliza, un valioso recurso natural con el que cuenta el país, valuado en 10 mil millones de dólares”, a lo cual sumó la preocupación que radica en que este material “no se industrialice en beneficio de todo el pueblo, para hacer escuelas, para hacer viviendas (el déficit habitacional en Uruguay en la actualidad es de 70 mil viviendas) y para desarrollar la infraestructura”.

También refirió al futuro incierto de 550 familias de Paysandú, de Manga y de Minas, “las cuales viven una situación de incertidumbre brutal porque no saben dónde van a seguir trabajando, viviendo, dónde van a seguir concurriendo sus gurises a la escuela o al liceo”.

Más allá de todo lo expresado, Rodríguez confirmó en Minas que a los trabajadores sindicalizados “no nos asombran” los anuncios efectuados por el Poder Ejecutivo y por las autoridades de ANCAP “porque este es un gobierno de derecha, que tiene su núcleo duro en el herrerismo y que su objetivo histórico fue, es y será que no existan entes autónomos gestionando áreas estratégicas como lo es la de ANCAP”.

Ante ello, “vamos a resistir, vamos a luchar, agradeciendo la presencia de mucha gente que se ha manifestado junto a nosotros, en Minas, frente a autoridades departamentales”.

Germán Pastorino, dirigente local de la Federación ANCAP aportó que “estamos con una incertidumbre y una preocupación muy grandes. De concretarse el escenario que plantea el gobierno, no tenemos certezas acerca de qué es lo que pueda llegar a pasar ni con la industria cementera estatal ni con los trabajadores”.