09 de Octubre del 2021
Álvaro Rodriguez
Usuarios del hospital de Minas plantean sus reclamos
¿Y si no hay más remedio…?
Usuarios del Hospital "Dr. Alfredo Vidal y Fuentes" de Minas reclaman por acceso a medicación
Usuarios del Hospital "Dr. Alfredo Vidal y Fuentes" de Minas reclaman por acceso a medicación

La preocupación de los usuarios del Hospital “Dr. Alfredo Vidal y Fuentes” crece. Tras la consulta con su médico, arriban a la farmacia y, en muchos casos, se encuentran con la angustiante situación que la medicación que le han recetado no está disponible, lo que hace que no puedan cumplir con el tratamiento que les indicó el profesional. El movimiento de usuarios de la institución suma reclamos y plantea la situación en diferentes ámbitos.

 “Estamos luchando. Hemos realizado reclamos, tanto a la Dirección del Hospital, como corresponde,  así como también a la representante nacional de usuarios, pero hasta el momento no hemos tenido respuestas satisfactorias”, comentó Mary Martirena, Representante de Usuarios del Hospital “Dr. Alfredo Vidal y Fuentes” y Coordinadora del Movimiento Nacional de Usuarios de Salud Pública y Privada por Lavalleja.

En reuniones con el Dr. Andrés Balduini, Director del nosocomio, “nos dijo que no habría problemas en torno al acceso a la medicación, pero en la realidad vemos que eso no es así. En estos momentos estamos tratando de gestionar una entrevista con el Ministro de Salud Pública, el Dr. Daniel Salinas, con el único objetivo de plantearle nuestros derechos. Simplemente eso, derechos que forman parte del Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS) a través del Fondo Nacional de Salud (FONASA), al cual estamos aportando, por lo que la medicación no le puede faltar a nadie”, expresó.

Mary Martirena compartió su experiencia personal, consciente que es la situación por la que transcurren muchas otras personas. “Estoy (o estaba, mejor dicho) en tratamiento. Por la medicación que receta la Dra. María Rita López (mi médica), la gente va prácticamente todos los días a farmacia para saber si esos remedios llegaron. Es una situación que no puede ocurrir. ‘No hay, no ha venido, consultá la semana que viene’… Esas son las respuestas que recibimos en farmacia. La medicación tiene que estar siempre, máxime cuando se trata de tratamientos para enfermedades crónicas, donde nunca es bueno discontinuarlos. En mi caso tuve que interrumpir el tratamiento, volver a sacar número para la consulta con la doctora López y ver qué hacemos, porque los medicamentos que ella receta no están disponibles”.

Efectuó su reclamo ante la Dirección del Hospital. “El Dr. Balduini respondió que la medicación que me recetan es cara, que hable nuevamente con la doctora, pero como es especialista debo esperar varios meses hasta una nueva consulta. Mientras tanto, al tratamiento lo tuve que suspender. Que sea cara no es problema del usuario. El medicamento tiene que estar”, enfatizó.

Por la experiencia recogida y por los planteos de los usuarios, situaciones similares ocurren en cuanto al acceso a psicofármacos, “donde todos los días nos vamos enterando de nuevos casos, de personas que necesitan sí o sí la medicación (Escitalopram, por ejemplo) pero sin embargo no pueden acceder a ella. ¿Qué puede pasar con ellos si se ven obligados a dejar el tratamiento? Ocurre lo mismo con el medicamento específico para tratamiento de tiroides, medicamentos dentro de tratamientos crónicos a los que debe acceder el paciente. Es un derecho del usuario”, recalcó Martirena.

También compartió su sorpresa por el hecho de que los representantes del movimiento nunca hayan sido convocados por parte de la Dirección Departamental de Salud, concretamente por su titular, el Dr. Guillermo Riccetto, quien “nunca se ha comunicado con nosotros, siendo que la nuestra es una comisión que está reconocida por ASSE (Administración de Servicios de Salud del Estado)”.

“Es una gran preocupación que tenemos”, indicó acerca del sentir actual motivado por la falta de medicación y de respuestas. “Por eso queremos que más usuarios se acerquen a nuestro movimiento, que nos planteen cuáles son sus dificultades para acceder a la medicación, porque de lo contrario nos es imposible saber la cantidad de medicamentos que está faltando. Nadie va a quedar expuesto porque, reitero, es un derecho que tenemos”.